Por que proceder con una baja permanente de un coche

Nunca y para siempre, son palabras muy delicadas que parece mejor no aferrarse a ellas. Hay circunstancias que nos obligan a ceder o actuar según sea lo más conveniente, por lo tanto, puede llegar a ser una terquedad absurda mantener una posesión que solo traiga pérdidas y quebraderos de cabeza. En esta ocasión, hablaremos de la pertinencia de llevar a cabo una baja permanente de un coche.

Existen diversas razones por las cuales la funcionalidad de un vehículo se vea mermada, a tal punto, que constituya un riesgo para sus usuarios y para los demás, entre ellas tenemos:

  • Desperfectos mecánicos: por descuidos, malas reparaciones, piezas de precaria calidad, problemas propios de los modelos automotrices, efectos adversos del medio ambiente y de las vías por donde se circule, pueden presentarse las indeseables averías. Cuando se hacen cada vez más seguidas o se van acumulando, el funcionamiento del coche, por supuesto, se verá afectado negativamente.
  • Edad del vehículo: con el paso del tiempo, es lógico que el desempeño de los automóviles merme considerablemente. Hay piezas que se pueden sustituir, sin embargo, hay otras muy complejas o muy caras en las que no vale la pena invertir.
  • Accidente de tráfico: muchos vehículos después de atravesar un accidente no vuelven a ser los mismos, aun procurando una buena reparación y utilizando recambios de calidad. Dependiendo del área afectada, puede quedar con secuelas irremediables. Si el incidente fue muy grave, ni siquiera es recomendable ponerlo otra vez en circulación.
  • Incendiado o inundado: aunque se trata de incidentes totalmente opuestos, ambos traen consecuencias graves para un coche. Las secuelas no solo perjudican el comportamiento del vehículo, sino que también elevan el riesgo de presentar fallas peligrosas.

Dar de baja permanente a un vehículo en desguace

Si el coche padece alguno de los problemas antes mencionados puede solicitar una baja temporal, si es que cree que es factible la recuperación, teniendo en cuenta también el factor económico. Aun tramitando y pagando ese tipo de bajas, hay gastos en los que debe incurrir por mantenerlo en un estatus activo.

Así pues, si evalúa bien la situación y llega a la conclusión de que no le será posible arreglar el automóvil, lo mejor es buscar un sitio especializado en comprar coches desguace. Cuanto antes proceda mejor, ya que con el tiempo se va devaluando más y la condición del vehículo podría empeorar, lo que mitigaría su valor.