Los coches y las barras estabilizadoras

Cuando se habla de las barras estabilizadoras se tiende a pensar o asociar con los todoterreno, sin embargo, no es algo exclusivo de ellos, pueden utilizarse en coches comunes que lo requieran. Estás barras se encargan de disminuir el balanceo cuando se circula por alguna curva, estas son parte del sistema de suspensión, por lo que su función es un poco más que estabilizar.

Su diseño está elaborado para aportar rigidez a la carrocería, sobre todo al hacer giros cerrados o en las curvas. Al girar las fuerzas centrífugas exigen más a las ruedas exteriores y hace que se compriman, mientras que las otras se descargan del peso; es por eso que en las curvas el coche se baja de un lado y del otro se alza.

Hay situaciones en las que las ruedas internas podrían perder el contacto con el suelo, es en ese momento que la barra estabilizadora entra en acción oponiéndose a la inclinación que la inercia causa naturalmente. Eso lo hace transfiriendo la fuerza de la suspensión de las ruedas internas hacia las externas, de esa manera logra reducir el balanceo y la presión que lleva el coche.

Así se ayuda a las ruedas se mantengan firmes, evitando así que se pueda perder el control y los volcamientos. Por ello es primordial como elemento en la suspensión para la facilidad, comodidad y, sobretodo, la seguridad en la conducción. Las barras pueden ser instaladas directo sobre el bastidor auxiliar, el chasis o incluso en cualquier parte del coche mientras sea de forma transversal con dos abrazaderas de copa.

Desperfectos de la barra estabilizadora

Es poco probable que deba llevar a reparación el coche por la barra estabilizadora, ya que es una pieza flexible que rara vez sufre roturas. Aunque, por lo general, puede acompañar al vehículo durante toda su vida útil, siempre hay probabilidades que algo suceda y se presente una avería; podría ser a causa de algún accidente de tráfico o un desperfecto de fábrica. Por ello suele pasar que el problema no es ella en sí, sino los componentes que sujetan la barra a la chapa.

Uno de los componentes que son muy susceptibles de averiarse son las bieletas de la barra, que con el pasar del tiempo van cogiendo holgura y quizás deba cambiarlas. Otro de los elementos que presentan fallos son los soportes que sujetan la barra de la carrocería del vehículo, suelen ser por defectos de fabricación o si se ve envuelto en un accidente.

Una buena opción para reemplazar los componentes sin afectar al presupuesto es con piezas desguace citroen, Audi, etc. Las piezas de segunda mano son más baratas que en el comercio convencional, aparte algunas empresas tienen página web, lo que hace aún más sencillo localizarlas.