Cómo se trata la tendinitis

La tendinitis es una lesión bastante común en la mayoría de deportes, especialmente en los deportes de alto impacto. Por este motivo, el día de hoy te voy a hablar del tratamiento de la tendinitis, porque es una lesión bastante común, puesto que así podrás disfrutar de los mayores beneficios.

Esta es una lesión que se puede diagnosticar tan solo con la exploración física, aunque en la mayoría de los casos es posible que el médico pida radiografías. También se pueden necesitar algunas imágenes diagnósticas, las cuales son básicas para que se pueda tener siempre un diagnóstico completamente acertado.

Tipos de tratamientos que se pueden tener

Cuando hablamos de tendinitis, el objetivo del tratamiento es aliviar el dolor y reducir la inflamación. A menudo se pueden tener algunos cuidados básicos basados en diferentes tipos de tratamientos:

Tratamiento con medicamentos

El tratamiento médico con medicamentos puede basarse en diferentes tipos de medicamentos. Por lo general, el médico te recomendará analgésicos, como aspirinas, naproxeno o ibuprofeno, para que se pueda aliviar el dolor causado por la tendinitis.

Por otra parte, también se recomiendan corticoesteroides los cuales se suelen inyectar directamente en los tendones para aliviar la tendinitis. Esto ayudará a reducir la inflamación, y es una solución para aquellos casos en los que la afección se prolonga por más de 3 meses.

Fisioterapia

Para que se pueda tener una mejor recuperación, se requiere de un tratamiento con fisioterapia, que permita estirar y fortalecer tanto el músculo como el tendón. Esto permitirá que se pueda tener una excelente recuperación, y se recomienda también en el trastorno crónico del tendón.

Este es un tratamiento de primera línea para que se pueda disfrutar de un excelente desempeño, logrando de esta forma que se pueda tener siempre un excelente desempeño. En todo caso, se necesita un tratamiento profesional, garantizando que puedas recuperarte de una forma mucho más rápida.

Cirugías

En los casos más graves, se necesitará de algunos procedimientos quirúrgicos como pueden ser:

  • Cirugía: esto es en los casos más graves, cuando se requiere de una reparación quirúrgica del tendón. Normalmente esto se debe hacer cuando el tendón se ha desprendido del hueso.
  • Punción seca: esto consiste en realizar orificios en el tendón con una aguja fina, con lo cual se estimula la curación del tendón.
  • Tratamientos ultrasónicos: este es un procedimiento muy poco invasivo, y que se realiza para quitar el tejido cicatricial mediante el uso de las ondas sonoras.

Cuidados básicos

Además de los tratamientos, se recomienda tener los siguientes cuidados para que tengas siempre los mayores beneficios:

  • Reposo: debes evitar cualquier tipo de actividad que te cause dolor o hinchazón. Se recomienda que reposes para que el tejido sane mucho más rápido.
  • Hielo: con la aplicación de hielo cada 20 minutos varias veces al día, se podrá tener menos dolor, espasmos musculares y la hinchazón.
  • Compresión: es altamente recomendada que utilices compresas, o vendas elásticas compresoras, para que la hinchazón se reduzca.

Siguiendo estos consejos, se podrá tener siempre una mayor recuperación. En todo caso, el descanso será fundamental para que puedas tratar la tendinitis.