¿Qué vinculo tiene el Euríbor y las hipotecas?

Probablemente en alguna oportunidad hayas escuchado estos dos términos usados en una misma frase, y es que ambos tienen una relación muy cercana.

Si te has cuestionado la idea de hacer una solicitud hipotecaria te darás cuenta de que el Euríbor es un término muy usado en esta área, ya que éste es quien genera la cantidad de cuotas a pagar mensual.

¿De qué trata todo esto?

Para hacer más claro todo este tema primeramente definiremos la palabra Euríbor.

Cuando nos referimos al Euribor estamos hablando del acrónimo Euro Interbank Offered Rate, esto no es más que un tipo de préstamo que se hace por un corto periodo de tiempo entre sí. Este préstamo varía constantemente, ya sea porque baje o suba.

La variación del Euríbor es la que definirá la medida de la cuota determinada, la cual será revisada por año o semestre.

La relación que existe entre ambos términos siempre va a depender del euríbor ya que por lo general, si el Euribor registra cualquier subida, las cuotas hipotecarias establecidas aumentaran automáticamente y esto sucede gracias a que éstas están a merced de la evolución del índice del Euribor.

Por consiguiente, si el Euribor baja, las cuotas también descenderán como ley.

Actualmente se conocen tres tipos de hipotecas, aunque existen más, estas son las que más destacan en estos días.

  • Hipotecas de interés fijo
  • Hipotecas de interés variable
  • Hipotecas de tipo mixto

La primera, como su nombre lo indica, posee un interés fijo, es decir, no cambia.

La segunda tiene un interés que varía en el plazo.

Y la tercera posee un interés fijo los primeros años, sin embargo estos intereses se vuelven variables los años restantes.

Estas tres hipotecas son las más usadas en España.

Así que es importante que una vez que finalice la solicitud de hipoteca, tenga en claro el tiempo en que fijará los intereses hipotecarios.

Por lo general, en la mayoría de países se tiene como costumbre usar dos tipos de intereses, combinados entre uno fijo y uno variable.

Así que con asesoría podrá elegir qué tipo de interés hipotecario le resulta más cómodo.

Lo primero que debe tener en cuenta es el hecho de cargar con las variaciones de los intereses hipotecarios que debe pagar, ya que por lo general, el Euribor puede tener altas fluctuaciones, en caso de que elija un interés variable.