El error más grave que están cometiendo algunos magos en la actualidad

Nos encontramos en la llamada era de la información, donde los avances tecnológicos han sido de tal magnitud que podemos contactar fácilmente a parientes lejanos, estar al tanto de noticias de todo el mundo, encontrar vídeos o tutoriales sobre casi cualquier cosa imaginable, entre otros avances.

Si bien es cierto que existen muchos inventos que han logrado grandes investigadores debido a una ardua labor, esfuerzo incansable y pocos han sido los casos en que tales avances fueran considerados reprochables, lo que siempre podrá ser reprochable es la manera en cómo los utilizamos. En este artículo nos dispondremos hablar del error más grave que están cometiendo algunos magos en la actualidad.

“un mago nunca revela sus secretos”

La introducción anterior era necesaria para ubicarnos en contexto. Así como la tecnología ha influido en diferentes ámbitos de la vida cotidiana, también ha influido en lo que respecta a la magia.

Uno de los beneficios que nos ha otorgado de un tiempo para acá las máquinas ha sido la difusión de información. Y nuevamente, esto no puede ser reprochable en sí. Sin embargo, lo que es criticable en estos momentos es la manera en cómo se está difundiendo la magia por internet.

No son criticables aquellas personas que ya llevan tiempo en el mundo de la magia, que se han dedicado a ser mago para empresas o mago para fiestas, y que estén aprovechando la herramienta tan útil como lo es internet para darle publicidad a los servicios que ofrecen. Tampoco es mal visto que otros se graben a sí mismos realizando actos de magia y subiéndolos a páginas como Youtube, Facebook o Instagram con la finalidad de llegarle a más público.

Lo que si se quiere criticar es que hay magos que están incumpliendo con una de las reglas por excelencia en la magia, la cual es: “un mago nunca revela sus secretos”. Y ocurre ello, cuando realizan vídeos explicativos o escriben artículos explicando trucos de magia. Tal vez la mayoría de los vídeos sean de trucos de magia básicos, que no tienen tanta ciencia, y van dirigidos a los que están empezando.

Tanto estos como otros trucos más avanzados deberían mantenerse reservados para los que están interesados en convertirse en magos, y no estar tan expuestos al público. Si se desea contribuir de verdad con la difusión de la magia, se debe evitar cometer este error y promover no sólo el trabajo de otros, sino llamar a las personas a realizar un curso de magia en escuelas o con profesionales.

Imagen cortesía de “cachivaches mágicos” (pcachivache.com). Todos los derechos reservados